El retorno nacional

La globalización capitalista que sucedió al desmoronamiento del bloque soviético, transformó rápidamente el mapa político y las fronteras nacionales en Europa. En octubre de 1990 Alemania es reunificada, a finales de ese mismo año Ceaucescu, dictador de Rumanía es fusilado y su juicio sumarísimo retransmitido por televisión. Los Balcanes sufren una reconfiguración y surgen nuevos países, Eslovenia (1991), Croacia, Bosnia, Serbia, Montenegro tras la guerra posterior a la desintegración de Yugoslavia, se produce la separación de Checoslovaquia, la independencia de las antiguas repúblicas soviéticas… Las antiguas fronteras eran desbordadas por el mercado y los flujos digitales financieros internacionales. Bajo el empuje neoliberal, el Estado del bienestar se desmantelaba, el concepto de Estado Nación entraba en crisis. Durante finales del siglo pasado y la primera década de éste, el movimiento altermundista enfocaba su acción más allá de las fronteras nacionales. La contestación a la crisis económica posterior a la burbuja inmobiliaria en España y las movilizaciones del 15M respondían a la crisis económica, a la crisis de la representación democrática. La identidad nacional no era una fuente de sentido para la contestación política en ese momento. Era un movimiento sin banderas, sin reivindicaciones nacionales, que disolvía tanto la policía nacional como los mossos. Sin embargo parece que la receta neoliberal del siglo XXI lleva a los mismos callejones sin salida que al liberalismo a principios del XX y retornan la barreras nacionales, el proteccionismo en economía, la reacción identitaria, autoritaria y xenófoba contra la inmigración, en política. Uno de los efectos de la contestación a la crisis fue el sorprendente resultado del nuevo partido político Podemos (creado cuatro meses antes) en las elecciones europeas de mayo de 2014. Desde ese momento se convirtió en el centro de la atención político-mediática lo que le hizo subir espectacularmente en las encuestas. Los “ayuntamientos del cambio “ que nacieron en las elecciones municipales del 2015 fue otro de los efectos. La institucionalización parcial del movimiento en un partido político de ámbito estatal, obliga a definir una posición sobre la forma del Estado y la cuestión nacional. De forma paralela el independentismo catalán crecía desde el rechazo del término nación y la modificación del Estatut por el Tribunal Constitucional, aunque la crisis económica hubiera dejado este debate en segundo plano. En noviembre de 2014, Artur Mas convocaba su “consulta popular no refrendaria sobre el futuro político de Cataluña”. Durante todo el año siguiente el debate sobre Cataluña fue desplazando las cuestiones sociales y a Podemos del centro de atención mediática y nutriendo el crecimiento de Ciudadanos, el Podemos de derecha que necesitaban los banqueros. En septiembre ganaron las elecciones los independentistas en Cataluña y en diciembre Podemos, a pesar de de que las encuestas habían señalado una bajada respecto a las previsiones de primeros de año, entró en el Parlamento por primera vez con un resultado importante pero no suficiente para el cambio político. Las elecciones se repitieron en junio del 2016, esta vez con IU formando Unidos Podemos y bajaron los resultados, a pesar de la unión. Desde entonces el conflicto catalán no dejó de aumentar su presencia en la agenda política nacional e internacional y las masas llenaron las calles de banderas, ocasión que no dejó pasar la extrema derecha.
Ante el vacío que deja el fracaso económico neoliberal, la identidad nacional retorna como principal fuente de sentido político. Dota de un poder simbólico masivo al satisfacer la avidez de sentido de las masas articulado en la épica, la mística, la religión, y otras ficciones más o menos románticas. Esa ola que atraviesa Europa se declina en el caso español en la cuestión catalana.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en 15M, actualidad, Historia, Identidad, política, Sentido, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s