Contra el toreo ciudadano

El modelo democrático imperante es un dispositivo complejo de representación que vacía la presentación tanto en los media, ágora efectiva de debate y seducción publicitaria, como en los sistemas electorales. En ese contexto, el sistema electoral español es, además, un dispositivo de sobrerrepresentación en el que los partidos políticos son el único cauce realmente efectivo de participación política, que aleja a las minorías y favorece el voto conservador, fundamentalmente por el reparto de escaños por circuscripción provincial. El sistema de listas cerradas y bloqueadas tiene como consecuencia que las verdaderas elecciones se producen en la elaboración de las listas dentro de cada partido. El predominio mediático conduce al liderazgo unipersonal basado en la imagen del candidato, y tiene como consecuencia una lucha encarnizada en la que la rivalidad de un individuo contra otro en términos de seducción y medido por la audiencia y los sondeos deja en un plano irrelevante el debate sobre ideas y programas. Así las luchas internas, tanto más despiadadas cuanto más parecidos son los candidatos, dejan un reguero de cadáveres politicos dentro de los partidos. El combate entre gladiadores se reproduce después entre los candidatos de los diversos partidos en los media y en la comparación del número de asistentes a los mítines en los que se producen las aclamaciones de los combatientes. El resultado es que, con pequeños matices, el individuo ganador de esos combates sucesivos representa a todos los electores, reducidos a espectadores, presentes únicamente en sus habitáculos alrededor de la televión y otros dispositivos telemáticos que le mantienen a la distancia conveniente de los espacios públicos. En una metáfora castiza, el ciudadano, o la tan manida actualmente ciudadanía, es emplazada, como un toro en la plaza, conducido por los chiqueros hasta una lucha en aparente igualdad en la que siempre es sacrificado. Por todo esto, antes que contra las corridas de toros estoy en contra del toreo de los ciudadanos.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en actualidad, cibersociedad, democracia, gloria, Internet, política, Sentido. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s