Ganar las elecciones no es ganar el poder

En la introducción de “Podemos. Objetivo asaltar los cielos” J. Rivero caracteriza Podemos como una formación política de éxito y define éste como ocupar portadas, abrir noticiarios y encabezar encuestas. Ahora bien, ¿el éxito de una formación política como Podemos no consistiría más bien en transformar la sociedad?
Dice que lo que está ocurriendo con Podemos es parecido a una película de éxito, y el propio libro se propone dar algunas claves para conocer la película Podemos. Habla también de la dirección del partido como si fuera una película de Sam Peckimpah, de la irrupción en el escenario político que deja a los espectadores impresionados, del fotograma que genera runrún (palabra profusamente repetida en el libro y que me remite a Ada Colau, claro). También señala el uso de la comunicación como clave del éxito que instala al secretario general en el prime time. Del libro dice que hay que mirar la fotografía completa y que espera que sea como una buena película documental. Ahora, si seguimos la metáfora, el éxito de las películas se mide en beneficio contante y sonante, y su presencia en las carteleras, aún en las de más éxito (como los libros, por otra parte) es efímera. Las portadas de los diarios, las novedades en el cine o en los libros, se someten a la dinámica de lo nuevo, en un tiempo hiperacelarado que obliga a renovar incesantemente las novedades para satisfacer la avidez de los espectadores. Apostar por lo nuevo en este contexto de reposición acelarada de novedades puede llevar a la rápida obsolescencia, como con los electrodomésticos.
En el libro anterior de J. Rivero, Conversación con Pablo Iglesias (Ed Turpial 2014) P. Iglesias dice que los media son el espacio de socialización política fundamental, que las tertulias en televisión son más importantes que los debates en el Parlamento. Si reparamos que la participación de Pablo Iglesias en las tertulias ha descendido desde que es parlamentario y que eso sucederá a todos los niveles cuando los tertulianos de Podemos vayan ocupando posiciones en las autonomías, los ayuntamientos, y en el Congreso, ¿significará eso que ganar las elecciones llevaría a desaparecer del escenario mediático? Sería un curioso ejemplo de fracaso en el triunfo. Por otro lado en el mismo libro P. Iglesias tiene claro que la lógica del funcionamiento de los media privados es la del beneficio, quieren vender publicidad, como en la Sexta noche, donde tras una frase de un tertuliano hay un corte de siete minutos de anuncios. Por otro lado tienden al monopolio, con las grandes fusiones para hacer frente a sus inmensas deudas con los bancos. Si el éxito consiste en colaborar en la venta de publicidad y ser famoso, y ganar las elecciones desaparecer del mapa, hay algo que no va en cuanto a la transformación de la sociedad. La película habrá conseguido el éxito pero desaparecerá pronto de la cartelera. Se confundirá el éxito mediático con el éxito político y algo que también decía P. Iglesias en el epílogo a “Disputar la democracia”: Ganar las elecciones no es ganar el poder.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s