La desorientación del pensamiento crítico

Según la perspectiva teórica que adoptemos, en los últimos decenios se habría producido una desmovilización obrera, una derrota de la izquierda, el triunfo del neoliberalismo, un cambio en el modo de producción capitalista. En cualquier caso la perplejidad y la desorientación han acompañado al llamado pensamiento crítico desde los años ochenta. Supongo que de ahí procede la proliferación de mapas y proyectos cartográficos en las publicaciones de los críticos. Leo uno de los más recientes, un volumen de la editorial errata naturae titulado “Pensar desde la izquierda. Mapa del pensamiento crítico para un tiempo en crisis”, traducción de “Penser à gauche”, editado en Amsterdam 2011. Es una colección de breves comentarios hechos por estudiosos a libros de los autores más presentes en los últimos tiempos como Agamben, Rancière, Badiou, Zizek, Balibar, Negri, Bensaïd, Mouffe, Harvey…En él se incluye un comentario de Thierry Labica al libro más conocido de F. Jameson, “El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado”. Frente a los que piensan en la línea de lo comentado en la entrada anterior, que la posmodernidad describe un mundo irremediablemente fragmentado, que haría fracasar cualquier intento de concepción totalizadora, y que rompe, sobre todo con el marxismo, la obra de Fredric Jameson sugiere algo bien distinto. Jameson desarrolla, él también, una cartografía cognitiva como forma de reconstrucción de la conciencia de clase. Aquí nos topamos con un concepto que ha perdido el carácter de evidencia que habría conseguido durante el sigo XX y que ha sido cuestionada por muchos autores, entre ellos Ignacio Castro, en el libro del año pasado reseñado en este blog. En la portada de “Pensar desde la izquierda” Marx aparece con un periódico en la mano y una máscara de Anonymous colgada al cuello en una figura que simboliza la intención del libro, el rearme del pensamiento crítico de izquierdas. Pero para coordinar la lectura de los cada vez más proliferantes mapas con lo concreto del terreno es necesaria una brújula y para que ésta funcione un norte magnético, un punto de referencia como el motor inmóvil de Aristóteles, el Sol Invictus en la orientación romana, Dios para Descartes o la lucha de clases. Un mapa es una lectura y una distribución del territorio como la historia lo es del tiempo, pero la orientación es también una intención, esa es su brújula. Algo de lo que sucede no venía en los antiguos mapas de la izquierda. Frente a ese terreno desconocido las luchas sociales dibujan sus nuevos mapas

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en capitalismo, política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La desorientación del pensamiento crítico

  1. joaquinluz dijo:

    Hola Daniel. Interesante comentario que no entiendo muy bien. Es verdad que estas posturas no le importan a mucha gente, aunque a unos pocos supongo que sí. A tí, por ejemplo, que lees la entrada y la comentas. Gracias por ello y Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s