Soledad: Común. Políticas en Lacan. Jorge Alemán (2012)

Publicado en abril del año pasado por la editorial argentina Clave Intelectual es posible que éste no sea un libro reciente para la acelerada temporalidad actual del hipertexto electrónico. Para los un poco más lentos puede sin embargo tener interés una reseña de un texto del año pasado en el contexto del debate que tiene su origen en la pérdida de crédito del marxismo como relato emancipador en la postmodernidad y la posterior caída del muro de Berlín. Puede que por ello algunos de los pensadores que han participado en el debate político sean denominados posmarxistas. En un nuevo momento de luchas emancipatorias, con la Red como campo de batalla entre otros, se dieron en los últimos meses referencias a la inteligencia colectiva en una versión light del general intelect marxista, al capitalismo cognitivo, a los bienes comunes. Jorge Alemán intenta aportar algo a ese debate del pensamiento radical emancipatorio. Aunque la intención teórica no pretende incluir a Lacan en una ontología de lo político confronta el psicoanálisis lacaniano con la experiencia de lo colectivo, marcando de entrada que no es posible aprehender de un modo directo un pensamiento sobre la política en Jacques Lacan, en particular sobre una política emancipatoria. En el texto se posiciona en relación a una serie de autores como Deleuze, Foucault, Badiou, Zizek, Negri y Laclau.
La articulación entre los términos Soledad Común con dos puntos, recurso ya utilizado antes por el autor para articular a Lacan y Heidegger, es una figura de la lógica paradojal entre las de Heidegger, Deleuze y Trías. La Soledad está argumentada rigurosa y bellamente desde la enseñanza de Lacan, aunque el otro término de esta conjunción-disyunción, el Común me plantea algunas dudas. Para argumentar su posición respecto al Común Jorge Alemán se sirve del neologismo lacaniano lalangue (lalengua) y su condición común como estructura transindividual que surge por el poder constituyente de significantes Amos, identificaciones, ideales de la persona, instancias superyoicas, como matriz a partir de la cual se construyen los vínculos sociales. Termina definiendo como Común aquello que no puede ser intercambiado como Valor, a saber, Lalengua en la que cada ser hablante encuentra su lugar sintomático. Aquí es donde me asaltan las dudas. La propiedad indivisa de la langue no es la misma que la propiedad de los bienes, de los medios, que se pueden privatizar, luego que pueden ser intercambiados como Valor ya sea común o privado. En su origen la palabra emancipación hace referencia a una operación legal por la cual un esclavo dejaba de serlo. Los hombres libres no eran susceptibles de ser emancipados. La emancipación que está en juego además de poder ser asignada a la esclavitud del fantasma ideológico, las identificaciones, ideales e instancias superyoicas como muestra el texto, también parte de una distribución del territorio, del tiempo y de los bienes que “esclaviza” a algunos, no a todos. A lo mejor Lacan no tenía necesidad de emancipación porque no se encontraba en esa situación de servidumbre.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en materialismo histórico, Metafísica, política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Soledad: Común. Políticas en Lacan. Jorge Alemán (2012)

  1. Pingback: Conocimiento y General intellect | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s