French Theory

Para un castellanoparlante afrancesado como yo, que este nombre sea en inglés tiene gracia, aunque no tenga ninguna para los franceses. Para el pensamiento oscurantista español de principios del siglo XIX, que acogía la vuelta al trono del siniestro Fernando VII, después de la guerra contra Napoleón, gritando “vivan las caenas”, ser afrancesado era como estar amariconao, además de ser un traidor. Esa ferocidad tan española produjo un apagón del pensamiento, alumbrado por algunas escasas chispas, que dura casi hasta hoy en este país. Para los pocos pensadores que sobrevivían en la oscuridad, el pensamiento francés fue una de las antorchas más importantes para ese tenue alumbramiento. En los años sesenta del siglo pasado el acontecimiento estructuralista-postestructuralista intensificó el fulgor. El vecino del norte se había convertido en un hervidero de pensadores que publicaban y polemizaban febrilmente, y a pesar de la censura franquista llegaban las chispas. La hegemonía cultural estadounidense fue sensible a lo que estaba sucediendo y en 1966 convocó un simposium con el título de “The Languages of Criticism and the Sciences of Man” al que invitaron a R. Barthes, J. Derrida y J. Lacan, entre otros menos conocidos por estos lares. Parece ser que ese fue el comienzo de lo que después se ha mal etiquetado como post-estructuralismo, considerando la conferencia de J. Derrida titulada “Structure, Sign and Play in the Human Sciences” como su manifiesto. La French Theory también es una mala etiqueta desde mi punto de vista, ya que no se puede considerar una teoría el conjunto de obras de los pensadores franceses de esa época, a pesar de que compartieran la misma lengua y tópicos de estudio comunes, alrededor precisamente de la lengua, que no por casualidad era el francés. Parece que fue precisamente allí donde se conocieron Derrida y Lacan, lo que indica que los escritores franceses de entonces no tenían mucho espíritu de grupo. A partir de ese momento, y a pesar de este mal etiquetamiento, la French Theory se convierte, en las universidades estadounidenses, en una vigorosa corriente que contribuye a la aparición de los Cultural Studies o los Gender Studies… y a la creación del hipertexto electrónico, que nos trae hasta la actualidad el debate sobre el autor, sus derechos, el libre acceso al conocimiento y demás. Es posible que el debate actual sobre las virtudes y los defectos de Internet y el hipertexto se enriqueciera atravesando las etiquetas y volviendo a esos primeros textos de los años sesenta. Por ejemplo, al de J. Derrida titulado La farmacia de Platón, donde la escritura es pensada como un fármaco, como tal ambivalente, remedio y veneno, que es rechazada por el rey en el mito platónico del origen de la escritura.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en actualidad, autoridad, conocimiento, cultura, hipertexto, Internet, Metafísica, Sentido, temporalidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a French Theory

  1. Pingback: ¿Postestructuralismo? | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s