Archivo, arquitectura, arqueología y jerarquía

Tras toda arquitectura informacional se esconde una estructura de poder (slogan ciberpunk)
En un nivel filosófico arché es, en los presocráticos, principio, origen, como el agua para Tales de Mileto, el aire para Anaximandro, etc. Aristóteles en el capítulo V de la Metafísica, especie de diccionario filosófico, propone seis sentidos al término arché. El núcleo de esos sentidos sería lo primero a partir de lo cual algo es. En un nivel político arché produce arconte. La historia de esta palabra se remonta a treinta siglos atrás, cuando Atenas, gobernada por el rey Codros, fue invadida por los dorios. El oráculo de Delfos había vaticinado que los atenienses sólo lograrían vencer y expulsar a los invasores si Codros perdía la vida en combate. Al conocer la profecía, el monarca fue al campo de batalla y provocó abiertamente a los dorios hasta que lo mataron; éstos sufrieron enseguida una derrota aplastante a manos de los defensores de Atenas. Los atenienses decidieron entonces que no había nadie que reuniera condiciones suficientes para suceder en el trono al rey héroe y nombraron en su lugar a un magistrado civil, al que llamaron arkhon, arconte en castellano, dando inicio así a una magistratura que gobernó Atenas durante cinco siglos, hasta la tiranía de Pisístrato en el siglo VI a. de C. El edificio de gobierno donde el arconte ejercía sus funciones era el arkheion, y el conjunto de los documentos públicos allí albergados se llamaba ta arkheia, palabra que en latín tardío dio lugar a archivum, que llegó al castellano como archivo. A partir de arkheion, también se denotó la palabra griega, arkhé, como ‘gobierno’, ‘mando’.
El gobierno (arquía) es el orden de los elementos de una serie según un principio. Si el orden es de sucesión es temporal. Si el orden es de situación es espacial. El tiempo es la matriz de la autoridad como el espacio es la matriz del poder. La jerarquía es una legitimación de este orden por lo sagrado del origen, que oculta la falta de fundamento (an-archos) del gobierno. Aunque la palabra jerarquía parece haber perdido su denotación sagrada en la actualidad y se utilice para designar cualquier orden dispuesto como un escalafón, sabemos que desde el punto de vista lingüístico, nos enfrentamos no tanto a una transformación del sentido (Sinn) de la palabra como a una progresiva extensión analógica de su denotación (Bedeutung). Aunque los diccionarios suelen, en casos de esta índole, distinguir y enumerar uno tras otro los diferentes sentidos del término, los lingüistas saben perfectamente que, en realidad, el núcleo semántico (el Sinn) permanece, dentro de ciertos límites, hasta cierto punto invariable y es precisamente esta permanencia la que permite la ampliación a nuevas y diferentes denotaciones. Luego llamar jerarquía a un escalafón o una taxonomía es una maniobra de legitimación. La arquitectura, espacial, informacional o de cualquier otra clase, establece una “jerarquía” cuyo único fundamento son los archivos. En ese sentido la información es poder, aunque la información crucial, los cimientos que legitiman toda la arquitectura, y a la que llegamos por la arqueología, es precisamente, que no hay fundamento.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en autoridad, cultura, Internet, Metafísica, política, Sentido, temporalidad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s