Los sastrecillos valientes

Parece que ya está casi todo dicho, así que cuando se me ocurrió este título he buscado en la red y efectivamente, la idea ya estaba apuntada por Julio A. Máñez en una columna de El País de marzo de 2009. En ella se refiere a algunos políticos y personajillos del caso Gürtel que explotaba en esos momentos, aprovechando el asunto de los trajes. Pero también se refería a algunos escritores, categoría en la que yo pensaba cuando se me vino a la cabeza este título. Él nombra a Javier Marías, a Muñoz Molina y a Arcadi Espada, y aunque estoy totalmente de acuerdo con él en estos casos, no voy a nombrar a ninguno nuevo. No es una cuestión de actualidad, como nos recuerda el cuento. Siempre ha habido y siempre habrá sastrecillos valientes entre los escritores. En las últimas décadas creo que las muertes definitivas que más han proclamado han sido las de Freud y Marx, aunque hoy mismo uno de ellos declara también la de Thoreau. Es posible que en la actualidad posthipermodernafterpop estos sastrecillos proliferen más que en épocas anteriores porque proclamar la muerte de una vaca sagrada vende mucho, por poco tiempo, eso sí, pero teniendo en cuenta como está el mercado de las ideas eso no importa. La rebeldía contra los rebeldes es un producto neoliberal al alza. Pero, a pesar de todos esos certificados de defunción expedidos por el afán de notoriedad y lucro de estos sastrecillos, los muertos se resisten a morir. Ya he hablado en este blog del caso de Marx, y me alegra leer un artículo de opinión de Santiago Zabala en el que se pregunta por qué vuelve a haber tantos filósofos comunistas. Sin embargo en su artículo echo en falta un curioso libro que ha publicado Frederic Jameson hace unos meses y que reseñaré en una próxima entrada, titulado Representing capital. El desempleo: una lectura del capital. En él Jameson afirma que el Capital no es un libro sobre política, ni siquiera sobre el trabajo; es un libro sobre el desempleo. Viendo lo que sucede a mi alrededor me parece por lo menos sugerente. En los casos de Freud y Thoreau prefiero no entrar por ahora. Merecen más espacio. Pero creo que sobrevivirán a varias generaciones de sastrecillos valientes.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en autoridad, capitalismo, conocimiento, Sentido, temporalidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s