Sociedad y barbarie

Hace un par de semanas, en la Feria del Libro de Madrid, Ignacio Castro Rey escribió en el ejemplar que compré de su Sociedad y barbarie (Editorial Melusina, 2012) que quedaba esperando mi lectura. Como forma de responder al aumento que me da su autoridad escribo esta reseña amateur.
El autor se sitúa en posición de alumno, no nos dicta lo que debemos pensar, pero con la seriedad de un estudioso ensaya, en palabras de presentación de Miguel Morey, su fuga de la antropología implícita en “cierto post-hegeliano célebre”. Y es que la crítica, la negación, la reivindicación, la condenación o la recuperación de Marx está siendo el tópico obligado de la reflexión política desde hace más de cincuenta años. Aunque en esa línea, el libro apunta a una mirada política singular. La existencia, más bien penosa de Karl Marx, es tratada con ironía e incluso lástima y le reprocha, tanto en su obra como en su vida, dejar fuera de su concepto de individuo esa existencia precisamente. Como escribí en este blog, coincido con el autor en su indicación de los puntos débiles o inasumibles de la obra de Marx y me alegra que cite el Jetztzeit de Benjamin, como vía para pensar un tiempo distinto de la escatología marxista. En el texto hay un extenso y fundamentado análisis del concepto, del pensamiento, del concepto de clase, de la ontología implícita en los escritos de Marx. Y también, lo que puede resultar doloroso para muchos progresistas, de la complicidad de Marx con el capitalismo, con quien comparte ontología. En ese sentido habla de un pensamiento que no sólo no ha fracasado sino que ha tenido un éxito como ningún otro en la historia de la filosofía.
El lector encontrará en este libro el trabajo de un filósofo serio, que no se limita a la inteligencia parisina, sino que trabaja con profundidad los textos de sus maestros, a quienes les reprocha de una forma muy simpática que se peleen entre sí, mientras va marcando su posición respecto a ellos, desde la Antigüedad hasta Tqnn o El Comité Invisible, cuyos escritos se han traducido al castellano y publicado en esta misma editorial Melusina.
Frente al calificativo marxista de burgués para el que se retira a pensar, Castro afirma que el pensamiento y su retiro pertenecen a cualquiera. Sin ese retiro no se podría vivir, no se podrían tomar distancias para que el acontecimiento de la percepción y la decisión se produzcan, para fugarse o para volver e intentar cambiarlo todo.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en autoridad, capitalismo, materialismo histórico, política, Sentido y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sociedad y barbarie

  1. Pingback: joaquinluz

  2. Pingback: La desorientación del pensamiento crítico | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s