La seducción como arma de significación masiva

En la corta existencia de este blog la entrada que con gran diferencia ha tenido mayor número de lectores ha sido la titulada Noticias frescas, donde me refería a la idea freudiana de ganancia de placer (Lustgewin) asociado a lo inmediato, lo reciente. Proust ya decía que el periódico y el croissant hacen buena pareja, como saben los creadores de los desayunos de TVE. Al contrario que en el dicho la letra con sangre entra, la significación de los acontecimientos entra a través del gusto. Es una cuestión libidinal. Otro concepto freudiano que nos lo muestra es el del amor, por el cual el objeto es investido en detrimento del yo, de tal manera, que ese objeto, ese Otro, adquiere el valor de lugar de la verdad para el yo. El enamorado es un sujeto enteramente sometido a la apreciación de ese Otro. El medio entonces, además de actualizarse sin descanso, ha de ser amable, seductor, hasta alcanzar ese valor de lugar de la verdad para el consumidor. Si, como decía Debord, vivimos en un mundo en donde no queda sitio para verificación alguna, para ganar la guerra del establecimiento de sentido es más necesario que nunca crear ese lugar donde encontrarse con la verdad. Esta es mi respuesta a la pregunta de la entrada anterior. Nos encontramos con la verdad en un lugar actualizado constantemente, con guapas presentadoras, actores sexy, héroes del deporte, estrellas del pop y algún escritor dócil, pero con apariencia crítica. Pero además, para que la desinformación sea efectiva, no puede ser una pura mentira, debe contener una cierta parte de verdad, de tal manera que lo verdadero se convierte en un momento de lo falso. Por ejemplo: es verdad que el capitalismo quiere aumentar los índices de “amor”, es verdad que Gadafi era un dictador. El sentido común hegemónico se construye entonces por un falaz, engañoso, embustero, insidioso, capcioso y seductor consenso espectacular que se adueña de nuestra voluntad confundiendo con artimañas e insinuaciones, condenando como oscuro, resentido, acomplejado, cansino y obsoleto a todo lo que se opone a la extraordinaria felicidad de la que esta sociedad nos hace beneficiarios.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en autoridad, capitalismo, gusto, política, Sentido y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La seducción como arma de significación masiva

  1. joaquinluz dijo:

    gracias Daniel, yo también cada vez sé menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s