€R0$

Como en sus trabajos anteriores (Afterpop y Homo sampler), Eloy Fernández Porta, en €R0$ La superproducción de los afectos, utiliza el recurso al name-dropping, definido en sus propios términos como una “proliferación del nombre que define y configura un nuevo espacio cultural, configurándose como la figura retórica que permite expresar la filia y la fobia…El nombre hace aparecer la historia como material tangible y no como abstracción retrospectiva”. ¿Cómo es entonces que Marx, el principal teórico del dinero como vínculo social, no aparece más que de pasada en una cuestión al margen?
El ensayo de E. Fernández Porta me parece ingenioso, erudito y estimulante, sobre todo para los que quieran estar a la page, o ser contemporáneos de sí mismos. Pero si se trata de hacer “aparecer la historia como material tangible” creo que no se puede omitir tan clamorosamente un nombre propio. El dinero como vínculo social se impone con el liberalismo y la sociedad de mercado. Es lo que se ha denominado como cash nexus. Ésta es una expresión de Thomas Carlyle, quien la utilizó por primera vez en Chartirsm (1839). Defensor del mercantilismo desde posiciones conservadoras (tory) y paternalistas con los trabajadores, profesaba un idealismo espiritual, antiutilitarista, que no le impidió defender la esclavitud hablando de los negros como animales bípedos en su Discurso ocasional sobre la cuestión negra (publicado anónimamente en 1849). En ese artículo califica la economía como “Una ciencia social…que encuentra el secreto del universo en ‘la oferta y la demanda’ y reduce el deber de los gobernadores de la humanidad al de dejar a la gente en paz…No es una ciencia alegre…no, es triste, desolada y en realidad abyecta y miserable; la podríamos llamar, concediéndole eminencia, la ciencia lúgubre”. La oposición de Carlyle al liberalismo es una nostalgia de una pretendida plenitud primitiva, criticada repetidamente por Marx (en los Grundrisse y en el Capital) quien, obviamente desde otra posición, critica el dinero como relación social. ¿Cuál es la posición de E. Fernández Porta?.
En el apartado No mienten, E. Fernández Porta, refiriéndose a la llamada publicidad abyecta, responde a una frase de Jorge Alemán: “en el seno del discurso capitalista, al que nada le es inaccesible, habita un rechazo del amor”. Según E. Fernández Porta, “el capitalismo no se limita a rechazar el amor, sino que lo incorpora en su agenda y lo suscita, considerándolo como uno de sus dispositivos de venta y difusión más eficientes…la corrupción que el anuncio implica no es la del sistema…y nada hace suponer que en un sistema comunista no ocurra, o que ocurra menos”. Al sustituir en su respuesta sistema por discurso capitalista hace una lectura tendenciosa de la frase. Jorge Alemán, que se considera de izquierdas, pero en absoluto comunista, se refiere a una idea de Lacan (todavía menos comunista), que E. Fernández Porta obviamente no conoce. ¿Qué tendencia apunta en esta interpretación? ¿Es un caso más de esa conjuración contra el marxismo de la actual hegemonía sin precedentes de la que hablaba Derrida? Un espectro de Marx nos miraría entonces desde la omisión de su nombre propio.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en capitalismo, memoria, política, Sentido, temporalidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a €R0$

  1. Pingback: Capitalismo cool | joaquinluz

  2. Pingback: La última de Eloy Fernández Porta | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s