La muerte de Sócrates (1897-1936)

Miguel adoptó el nombre simbólico de Sócrates al ingresar en la logia Lixus de Larache en Junio de 1931. Probablemente fue para ese ingreso que escribió de su puño y letra, el 8 de Julio de 1930, una pequeña autobiografía de dos folios. Descendiente de una familia de marinos ilustres y abogados de Ibiza, en 1913 concluye su bachillerato en Palma. De allí va a Segovia, a la academia de preparación militar para ingresar en la Academia de Infantería. “Pero como mi padre no quería que fuera militar y me dejó estudiar para ello, a instancias del suyo, con la condición de que me presentara sólo en artillería e ingenieros no me dejó ingresar en la Academia de Infantería. Entonces, disgustado con él por este motivo, estudié en la Escuela de Náutica de Alicante la carrera de Piloto de la Marina”. En su diario de navegación de esos años consigna sus travesías por los mares infestados de minas de la primera guerra mundial. Pero en el servicio militar obligatorio pasa rápidamente de soldado de cuota a cabo, a sargento, suboficial y alférez de complemento. Debió ser por este fulgurante ascenso que en 1922 se salió con la suya e ingresó en la Academia de Infantería, de la que salió como oficial en 1925. Unos años después vuelve a su isla natal, donde alcanza el grado máximo en la logia Sol Naciente. Poco tiempo antes del golpe de Estado franquista, los militares que preparan la sublevación desconfían de él y le envían con un destacamento a Formentera. Las tropas republicanas, después de liberar Ibiza, envían a su hermano, diputado en ese momento, a hablar con Miguel. Formentera seguirá fiel a la República y Miguel vuelve a Ibiza, con su mujer embarazada y sus hijos, el mayor de casi dos años y el pequeño de meses. A principios de septiembre los aviones fascistas italianos bombardean la ciudad. El día antes de que Arconovaldo Bonacorsi, el falso conde Rossi, llegara a la isla con sus Dragones de la Muerte, un primo de Miguel, escritor y director en ese momento del Diario de Ibiza, Jordi, le aconsejó que se marchara, pero él le contestó con la excusa de que no podía dejar a su mujer embarazada y a sus dos hijos pequeños. Cuando los fascistas le preguntan si era masón ingenuamente responde que sí y el Conde Rossi le manda fusilar. Antes es paseado con escarnio por la ciudad y su cuerpo acaba en un montón de basura. Sócrates fue condenado a muerte en el 399 a. de C. por su actitud hacia el Estado ateniense y la religión establecida. Casi dos mil quinientos años más tarde la muerte de Sócrates se repitió.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en Eivissa, memoria, política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s