Los límites del consenso

El consenso es una forma del sentido común referido a la toma de decisiones. La insatisfacción por la democracia representativa ha llevado a los recientes movimientos sociales a intentar poner en práctica otras formas de democracia, fundamentalmente la directa o la deliberativa, lo que ha constituido una interesante experiencia. Cualquiera que haya participado en una asamblea del 15M, por ejemplo, ha experimentado ese cuento de nunca acabar del consenso. Los que no podían sentarse en el suelo, los que tenían trabajo o los que tenían niños, en algún momento se veían obligados a abandonar la discusión interminable. Luego los que tomaban las decisiones tendían a ser jóvenes, sin horarios de trabajo rígidos o sin trabajo y sin hijos. El consenso estaba limitado por el modo de vida de cada uno, que imponía una hegemonía de facto. Y es que, aunque a algunos no les guste, el consenso, la reabsorción absoluta del disenso es imposible, afortunadamente. En cualquier caso el hecho es que son esos jóvenes los más castigados por el desempleo, la carestía de la vivienda y las negras perspectivas de futuro. Son ellos los que intentan construir una comunidad saliendo del ciberespacio al espacio a secas, intentando reconstruir el desfalleciente espacio púbico. A veces son ingenuos, se equivocan, claro, pero son la esperanza para muchos viejunos como yo, que hemos atravesado durante más de la mitad de nuestra vida el desierto posmoderno del neoliberalismo.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en 15M, calle, capitalismo, cibersociedad, política. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los límites del consenso

  1. lady wiki dijo:

    Siempre existe la posibilidad de aplazar una discusión. esto tiene 2 enormes ventajas:
    1- no pasa lo ke dices akí de ke al final las decisiones las toman “los jóvenes sin horarios de trabajo rígidos o sin trabajo y sin hijos”
    2- la discusión se convierte en algo más efectivo porke entre un momento y otro da tiempo a pensar. Esto lo hemos hecho muchas veces con temas ke eran espinosos (pedir o no un permiso por ejemplo) y ha funcionado muy bien.
    Es tiempo de buscar soluciones no de ver las pegas, de no mirar a los jóvenes como seres de un planeta distinto al tuyo, de verles como menos ingenuos porke al final son los ke están en la calle y de asumir ke los jóvenes no tienen trabajo pero los viejos no tienen ni pensión ni muchas veces familia o cobertura “espiritual”.
    Con cariño de una de 40 años sin hijos ¿en ké grupo estoy yo??

  2. joaquinluz dijo:

    Gracias lady wiki por tu comentario. Lo de aplazar la discusión está bien si tienes tiempo, pero a veces la oportunidad de una acción política limita el tiempo de la discusión. Más allá de eso la cuestión del consenso es algo que se viene discutiendo por los filósofos desde hace ya bastantes años. Mi post hace una referencia velada a esto. En una sociedad atravesada por la ciencia y la tecnología y en la que no hay Un fundamento se buscan desde hace tiempo los mecanismos en los que basar la identidad y la comunidad. A grandes rasgos tenemos los defensores del consenso, un grupo de filósofos alemanes (Habermas y Apel) y americanos (Taylor, Rorty) y otros que piensan de otra manera (E.Laclau y aunque no sea tan actual A. Gramsci). En el fondo es un debate sobre el lenguaje, que aún no está cerrado. Mi estado actual es inclinarme por el pensamiento que viene de Gramsci, de ahí la palabra hegemonía.
    No veo cómo se pueden buscar soluciones si no se reconocen los problemas o las pegas, como dices. En cuanto a mirar a los jóvenes como seres de otro planeta no creo que sea el caso, digo que son modos de vivir diferentes. En cuanto a lo de estar en la calle para mí es el valor más importante. Si me permites un poco de historia, cuando tú eras una niña muy pequeña, yo era un joven que estaba en la calle. Y en aquella época tenía sus riesgos. Cuando tenía diecinueve años los ultras asesinaron a una compañera de mi edad sólo por pertenecer a un partido maoísta. No existía el derecho a manifestación y todas acababan a palos, con gran número de detenidos e incluso con muertos. En los años setenta, no sólo en este país sino en toda Europa el movimiento obrero y estudiantil llevó a poner en jaque al capitalismo. Pero fuimos derrotados. Desde que Thatcher y Jomeini llegaron al poder en 1979 cambió la situación a nivel mundial. Algunos hemos seguido siendo derrotados estos úlitmos treinta años. Ahora sé que era un ingenuo cuando a los veinte años pensaba que el cambio político era inminente. Estar en la calle no exime de ingenuidad.

  3. lady wiki dijo:

    “Lo de aplazar la discusión está bien si tienes tiempo” – ese creo ha sido un error ke repetimos constantemente… confundir lo urgente con lo importante… si la realidad nos pasa por encima por darnos tiempo a pensar no pasa nada… nos pasa por encima constantemente porke “ataca” por demasiados sitios a la vez… y una decisión consensuada NO TIENE PRECIO!
    y, para mi, el cambio político será realmente inminente cuando dejemos de luchar “contra” y luchemos en paralelo… OTRO mundo es posible, no este mundo de otra manera!

  4. joaquinluz dijo:

    Estoy de acuerdo en que repetimos la confusión entre lo urgente y lo importante. A veces creo que también nos equivocamos a privilegiar la acción frente al pensamiento. Me encantaría que nos demos tiempo, aunque no creo que eso elimine la lucha contra. No creo que el antagonismo se pueda eliminar de lo social. Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s