Hasta el infinito…¡Y más allá!

Nuestra imaginación está encarcelada en sentidos cerrados mientras contabilizamos la miseria de nuestras monedas, los índices bursátiles, los intereses de la deuda. Como en la Edad Media los creyentes en un mundo cerrado, centro del universo, nos miramos en el espejo preguntándole: espejito, espejito, ¿quién es el más guapo del mundo? Espejito, espejito, ¿quién es el más poderoso del mundo?. Es el versoUno, en sentido argentino, una milonga. Ciegos y sordos por la luz y el rumor del fun system no vemos ni oimos lo importante: que esos pequeños sentidos que nos encierran no son únicos, que fugan, como en la música de Bach, hasta el infinito… y más allá.

La Inquisición contemporánea ya no quema a los herejes como Giordano Bruno, que amenzaba el poder de la Iglesia con su afirmación de los infinitos mundos del universo. Es una Inquisición risueña y rubita, sonriente, como una película de Disney que seduce a las masas para que hagan oídos sordos a esos radicales que difunden la idea de que otros mundos son posibles. Pero igual que acabó triunfando la idea de Bruno y Galileo, pasará con los nuevos Buzz Lightyear que nos animan con su ¡Hasta el infinito…y más allá!.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en 15M, capitalismo, conocimiento, política, Sentido y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s