La indignación en EEUU

Que la indignación haya prendido y se haya extendido de costa a costa en EEUU no es sorprendente si reparamos en que muchos de los rasgos que caracterizan el movimiento 15M, como la desobediencia civil, la no violencia, el respeto, la dignidad, son comunes a una tradición del pensamiento americano: el llamado trascendentalismo de Emerson, Whitman y sobre todo de Thoreau: esa “vía intuitiva basada en la capacidad de la conciencia individual sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni mediaciones”, como la define la Wikipedia. La misma denominación “trascendentalista” marca la influencia de Kant, aunque su libertad trascendental adopta una deriva libertaria y el sometimiento al imperativo categórico se convierta en desobediencia civil. Sin embargo, el respeto, ese peculiar sentimiento moral, único sentimiento “no patológico” en el decir de Kant y la misma dignidad como valor ético son comunes a los trascendentalistas y al 15M. Sin embargo, los trascendentalistas se apartan de Kant en su misticismo, dejándose influir por el hinduismo. Precisamente una de las críticas que se le han hecho al movimiento 15M desde posiciones “materialistas” ha sido a las “comisiones de espiritualidad”, o al hecho de la práctica del yoga antes de las concentraciones o asambleas. La cuestión de la naturaleza tampoco es igual para Kant, que la considera en el sentido de las leyes de la física newtoniana, que para Thoreau, que la considera en relación a la escritura, como un libro. De hecho la construcción de su casa en Walden podría considerarse como su habitación del lenguaje, como sugiere Stanley Cavell en su libro “Los sentidos de Walden”.

Se ha llegado a utilizar la crítica al Estado de Thoreau desde posiciones neoliberales, acusando a los indignados de “colectivistas”. Pero su posición económica, como lo muestra el primer capítulo de Walden, es casi un tratado de decrecimiento y su indepencia libertaria una profundización de los primitivos valores de la democracia republicana. Frente a los politólogos que tradicionalmente han despreciado el pensamiento político de Thoreau, asistimos a una explosión de su influencia a nivel global, de una forma más o menos consciente para los indignados.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en 15M, conocimiento, decrecimiento, política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s