La química del gusto en el amor

En esta época de culto a la ciencia proliferan las teorías “científicas” sobre el amor. Hay psicólogos que utilizan cuestionarios y métodos estadísticos, experimentos con fotografías, etc. para concluir que es un fenómeno psicológico; genetistas y etólogos que extrapolan sus observaciones bio y zoológicas para concluir que es una cuestión biológica; pero de todas estas teorías que se revisten del prestigio de la ciencia, quizás la que tiene más aceptación es la teoría química, lo que puede estar determinado por varios motivos: porque refuerza el dicho popular de que hay química entre dos personas que se atraen, porque al ser el gusto un sentido “más químico”, funciona mejor en la expresión “me gustas”, del imperante principio del gusto adolescente del que hablaba en otro lugar. Para esa teoría química del amor (confundido con el enamoramiento), todo es una cuestión de reacciones químicas. Comparte con las anteriores la idea de que la atracción erótico-amorosa es determinada por leyes naturales y que, por tanto, toda la poesía que se ha escrito sobre el amor es una bonita pero gran mentira. Sin embargo, a pesar de todo ese oropel de conocimiento científico, esa es una forma interesada de ignorancia. Acudamos, para examinar la cuestión a un poeta reconocido como un clásico, para, en la medida de lo posible, dificultar su descalificación. En Las afinidades electivas, imbuído por el cientifismo de su época y la entonces reciente victoria de la química moderna sobre la alquimia, Goethe formula esas afinidades como una cuestión química y de magnetismo, que también comenzaba en aquella época su prestigio en la explicación de las enfermedades nerviosas. Sin embargo, esa atracción natural o mejor, naturalista, en conflicto con el orden social de ese momento, el matrimonio y la familia burguesa, resulta fatal para los protagonistas, que acaban muriendo sin que su amor se realice, encarnando así el mito amoroso romántico que conlleva esa no realización. Están enamorados pero de un sentido, determinado precisamente por ese orden social que no es otra cosa que lenguaje. En el amor humano hay reacciones hormonales, claro, pero hay también sujeto. Más que química sería alquimia, donde además de las operaciones técnicas, se reconocía el sujeto en la exigencia de pureza del practicante. Para figurar el principio de las afinidades electivas que determinan la elecciones afectivas del sujeto, podríamos recurrir a otro símil famoso de esa misma novela: “…todas las cuerdas de la marina real inglesa…están trenzadas de tal manera que un hilo rojo las atraviesa a todas; no es posible desatar este hilo sin que se deshaga el conjunto y eso permite reconocer hasta el más pequeño fragmento de cuerda que pertenece a la corona”. El gusto como principio de las elecciones o de las afinidades electivas del sujeto sería este hilo rojo que no es posible desatar sin que se deshaga el conjunto y que permite reconocer hasta en la más pequeña de las elecciones a quién pertenece.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en conocimiento, gusto, Sentido y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La química del gusto en el amor

  1. pepa naranjo dijo:

    ¿Quieres decir que, si nos analizaran el hilo rojo de cada uno, resultaría el códigopatrónbásico de nuestras elecciones afectivas y, como dice también una creencia con gran aceptación popular, nos pasamos la vida eligiendo a los mismos?

  2. joaquinluz dijo:

    Sí, más o menos esa es la idea. Es la idea de síntoma en el sentido lacaniano, una manera singular de gozar de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s