Música callejera

Cada vez más gente en las ciudades se tapa los oídos para soportar el estruendo de los automóviles, los plomizos silencios comunes de los transportes públicos. En algunos barrios los vecinos piden prohibir la música callejera, que últimamente prolifera y repite con insistencia su sonido de hambre. Preferimos ensordecernos con los diversos cantos de sirena que nos ofrecen los mercados antes que oir el desagradable y creciente rumor de la calle. En este rincón del planeta, por ahora, preferimos encerrarnos en nuestros nichos interconectados. Pero hasta allí nos llega el ruido de otros países, no tan lejanos, donde la gente ha decidido salir masivamente a la calle. Allí ya no es tan fácil apagar el volumen.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en calle, música, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Música callejera

  1. Pingback: Y tomamos la calle! | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s