Del uso del sentido

El sentido prolifera, es abierto e inestable porque el Otro del lenguaje es inconsistente, está agujereado. Por ese agujero se produce la fuga de sentido.

El sentido es un sistema de significación, un discurso, que conforma un vínculo. Para que ésta sea posible es necesario frenar, cerrar y estabilizar el sentido, por medio de diferentes operaciones (historia, religión, destino, sentido común, fantasma, discurso, actualidad, instituciones). El sentido sólo se da en el vínculo, y aunque tiene una cara sombría, ominosa, de dominación, de justificación de lo injusto, como cuando es “sentido como cumplimiento en el destino, en el tiempo de la historia” (S. Ferlosio),la otra cara es luminosa, como en el pacto del tiempo apalabrado (T. Segovia), en el tiempo del relato (S. Alba Rico). Son dos caras de la moneda del sentido. No hay sentido sin sinsentido y viceversa. Forman un par dialéctico inseparable en un sistema diferencial. El sentido único, aislado, es sinsentido. No hay sentido sin contexto. El sentido se produce por traducción, como en la piedra de Champollion, por sustitución como en la catacresis, la metáfora, la metonimia, por ciframiento, como en el inconsciente. Es una forma de representación para alguien, un sujeto, sin sujeto no hay signo, ni significación. No se trata entonces de condenar o defender el sentido, ya que no hay una cara sin la otra, se trata de usar el sentido (no sólo el común). Así podríamos hablar de un mal uso del sentido cuando se convierte en Uno, totalmete cerrado y estable, y un buen uso cuando, reconociendo su inconsistencia y por tanto su multiplicidad y proliferación, respetamos en él la diferencia del otro, lo que nos separa de él, sin lo que no es posible el vínculo.

Anuncios

Acerca de joaquinluz

Soy una mirada que escapa tras la luz horizontal, roja, del atardecer. Soy un suspiro azul. Soy de la calle.
Esta entrada fue publicada en actualidad, Sentido y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Del uso del sentido

  1. Pingback: ¿Cibersociedad? | joaquinluz

  2. Pingback: El poder destituyente del hipertexto | joaquinluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s